Encuentras aquello que atiendes - BMAktitud
417
post-template-default,single,single-post,postid-417,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

Encuentras aquello que atiendes

Encuentras aquello que atiendes

Como ser más conscientes de lo bueno practicando la atención



En nuestras vidas hay sufrimiento y tambien cosas estupendas de las que podemos disfrutar.Poniendo atención a aquellas cosas que nos generan bienestar, podemos ser conscientes de ellas y que formen así una parte de nuestra experiencia del mundo. 



Esto es una habilidad, nacemos teniendo que aprender todo ¿y cómo se aprende? Practicando.


Practicando adquirimos la capacidad de disfrutar de todo lo bueno que está ahí y esto podrá cambiar nuestra forma de percibir nuestras  experiencias y a su vez emergerá de forma natural en todas nuestras actividades, mejorando nuestro bienestar y nuestra calidad de vida.

Con este sencillo ejercicio nos haremos conscientes de esos momentos. Si queremos podemos hacerlo cada día a una hora distinta en un momento diferente de nuestras rutinas diarias, y quizá así encontremos de forma natural aquellas cosas que nos generan satisfacción y de esta manera conoceremos más de cerca el «saboreo de la vida».

Comenzaremos por ser conscientes de lo bueno que ya tenemos que está en nuestro aquí y ahora.

EJERCICIO

Hacer
recuento de lo bueno con los dedos
Para
conseguir apreciar y reconocer las cosas positivas, pequeñas o grandes que
tenemos y de las que disfrutamos, todos los días o de vez en cuando prueba este
ejercicio.

Es muy
sencillo, una vez al día, piensa en cinco cosas de las que disfrutas.

Tienes
que contarlas con los dedos de una mano. Con cada cosa te coges un dedo y la
nombras y pasas  al siguiente.

No pares hasta conseguir las cinco.
En esto
consiste el ejercicio en tomar conciencia de esas pequeñas o grandes cosas,
verbalizándolas, que suceden durante tu día y que, si no las hacemos
conscientes, pasan inadvertidas. 

Se trata de valorar vuestras propias
experiencias.

Puedes
hacerlo cuando te levantas, con la mente despejada, al desayunar, con tu primer
alimento que suele ser momento placentero, en la pausa de la mañana en el
trabajo o en la hora de la comida. 

Podemos elegir el momento que utilizamos
para hacer respiraciones o meditar… puedes elegir el que te sea más
fácil. 





Experimenta Mindfulness con 
BMA & aktitud 
 Grupos de práctica semanal guiada
 info@bmaktitud.com


Beatriz Carretie
No hay comentarios

Publicar un comentario

8 + 1 =