El cielo era de un azul intenso y la luz casi cegadora - BMAktitud
342
post-template-default,single,single-post,postid-342,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

El cielo era de un azul intenso y la luz casi cegadora

El cielo era de un azul intenso y la luz casi cegadora

Mi querida madre dice a menudo: “El
silencio es la lengua del futuro”. Desde mi ermita del Nepal, veo la cadena del
Himalaya que se extiende ante mí a lo largo de más de 200 kilómetros.

El silencio es tan perfecto que
oigo las voces de los campesinos a más de un kilómetro y, a veces, el ruido
sordo del frente lluvioso que se acerca y crece en intensidad antes de caer
sobre mí.
El silencio exterior abre las
puertas del silencio interior. Entonces es más fácil experimentar la frescura
del momento presente, que nos acerca a la naturaleza última de las cosas.

Matthieu Ricard en
el libro “Tres amigos en busca de la sabiduría”
Maquetado por BMA&aktitud.
BMA aktitud
bma.aktitud@gmail.com
No hay comentarios

Publicar un comentario

− 5 = 3