Nuestro cerebro es como una tormenta eléctrica salvaje - BMAktitud
356
post-template-default,single,single-post,postid-356,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

Nuestro cerebro es como una tormenta eléctrica salvaje

Nuestro cerebro es como una tormenta eléctrica salvaje

El cerebro magnífico, misterioso, salvaje, conectado e
interconectado

Nuestro
cerebro es como una tormenta eléctrica salvaje y furiosa que nos permite hacer
nuestro camino maravillosamente. Sin embargo, mucha literatura de
mindfulness lo hace parecer una máquina muy simple. Dos neurocientíficos
líderes sugieren mejores formas de pensar y hablar sobre el cerebro y la mente.
Por el | 22
de mayo de 2018

Cómo
funciona: Redes vs. partes de máquinas
A menudo escuchamos a las personas decir
que un sub-órgano del cerebro es responsable de la función x y otra de
y. Sin embargo, las observaciones de la actividad cerebral han demostrado
que la idea de que diferentes partes del cerebro funcionan independientemente
para realizar una función determinada, el paradigma modular, es
inexacta. La historia que escuchamos con frecuencia de que la amígdala es
el centro de la emoción y que la corteza prefrontal realiza funciones
ejecutivas representa injustamente el cerebro casi como una colección de partes
de la máquina. Puede tener alguna utilidad como metáfora de cómo los
diferentes tipos de funciones cerebrales pueden interrelacionarse, pero
presenta una visión mecánica muy limitada del cerebro, que pierde la calidad
dinámica de la actividad cerebral y no es una buena educación científica.
Una metáfora que prevalece más entre los
neurocientificos hoy en día es la visión de red del cerebro: «conjuntos
dinámicos interconectados de sistemas (subsistemas y nodos neuronales) que
trabajan juntos para llevar a cabo ciertos tipos de actividad», en
palabras de Amishi Jha.
Las redes consisten en relaciones entre
un conjunto de regiones cerebrales formadas a través de la comunicación
repetida entre las partes mientras navegamos por la vida. En la literatura
actual se habla de tres redes cerebrales a gran escala en lo que se refiere a
la meditación:
Salience
Network (SN). 
El SN se ha comparado con un controlador
de tráfico aéreo. Nuestro sistema nervioso es bombardeado con un volumen
masivo de insumos sensoriales. El SN l filtra y ordena la entrada,
operando en dos niveles. El primero, descrito como «rápido,
automático, ascendente», procesa las características de nuestro entorno
que hemos aprendido o instintivamente sabemos que son importantes (es decir,
salientes). Por ejemplo, notar rápidamente el hielo en
una acera que podría hacernos caer. En el segundo nivel, la red de
relevancia nos permite enfocar nuestra atención para lograr un objetivo.
Red de
Ejecutivos Centrales (CEN). 
El
papel del CEN tiene que ver con la cognición de orden superior y el control
atencional. Es lo que está en juego cuando tomamos decisiones sobre cómo
enfocar y mantener la atención, qué elegimos colocar en la memoria de trabajo
(lo que debemos tener en cuenta para permanecer en la tarea) y resolver
problemas. Cuando decimos que estamos «pensando mucho» sobre
algo, hay una mayor participación de esta red.
Modo de
red predeterminado (DMN). 
Quizás
la más difícil de las redes para describir y entender, a menudo se habla de la
DMN como lo que el cerebro «incumple» cuando no tiene una tarea a
mano. Procesa el autocontrol, la información autobiográfica y la cognición
social (en términos generales, determina las relaciones con los demás). La
distracción mental espontánea y el diálogo interno están asociados con el
DMN. El hecho de que el DMN incluye el diálogo interno y la distracción
mental ha hecho que se describa como una fuente de creatividad y el lugar de la
rumia problemática.

Más allá del cerebro: ¿Dónde está mi mente?

Mientras el
estudio del pensamiento y el pensamiento ha estado dominado por la neurociencia
en las últimas décadas, en una charla en TED 2017, Anil Seth, profesor de Neurociencia
Cognitiva y Computacional en la Universidad de Sussex, habló sobre cómo el
estudio de la experiencia humana cruza muchas disciplinas, incluyendo
«neurociencia, física, realidad virtual, matemáticas, psicología,
psiquiatría, neurología, ciencia cognitiva y filosofía», por nombrar
algunos.
Cuando vamos más
allá del estudio puro del «cerebro», entramos en el reino de la mente
y la conciencia. Si bien el cerebro y el sistema nervioso son parte de la
anatomía, no se puede encontrar la mente. Cómo es que somos conscientes,
que experimentamos y conocemos, no es algo que podamos encontrar en un escáner
cerebral. Además, como señala Anil Seth en su TED Talk, no somos
receptores pasivos de un mundo que se nos muestra como una película; en su
lugar, «generamos activamente el mundo». El estudio más simple de las
ilusiones ópticas demuestra fácilmente que estamos inventando el mundo a medida
que avanzamos.
Cliff Saron
enfatiza que cuando estamos hablando del cerebro y la mente, ayuda a no limitar
nuestro pensamiento a la actividad que tiene lugar en un órgano en nuestro
cráneo. La actividad mental se une a nosotros junto con el mundo y sus
habitantes en una vasta red de conexiones. Como dice Anil Seth, cuando
estudiamos cómo funcionan las mentes y los cerebros, rápidamente vemos que
somos «parte de, y no estamos separados» del mundo que nos rodea. Por
lo tanto, en la filosofía de la mente contemporánea, a muchas personas les
gusta enfatizar la cognición como algo que no reside simplemente en un órgano
en nuestra cabeza. Y cambian el énfasis usando un esquema conocido como
Cognición 4-E:
Encarnado. El cerebro opera dentro y por
todo nuestro cuerpo.
Incrustado. Ese sistema corporal está
integrado, conectado y parte de un entorno.
Extendido. Ese entorno se extiende a
través del tiempo y el espacio, lo que significa que no tiene límites fijos y
sigue cambiando.
Inactivo. No somos procesadores
cognitivos pasivos de una realidad predeterminada; «representamos»
la realidad a través de las acciones que realizamos.
En términos muy
simples, la realidad que experimentas y creas en diferentes escenarios, en una
sala de meditación, un aeropuerto ocupado, un bosque, un edificio de oficinas,
será muy diferente. El cerebro forma y es moldeado por nuestros cuerpos y
nuestro entorno. Por lo tanto, no tiene sentido hablar acerca de su
cerebro aparte del entorno en el que es parte íntima y la forma en que
interactuamos.
Este artículo apareció en la edición
de junio de 2018 de
la revista Mindful.
BMA aktitud
bma.aktitud@gmail.com
No hay comentarios

Publicar un comentario

− 3 = 2