LA PRÁCTICA COTIDIANA DE MIDFULNESS - BMAktitud
438
post-template-default,single,single-post,postid-438,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

LA PRÁCTICA COTIDIANA DE MIDFULNESS

LA PRÁCTICA COTIDIANA DE MIDFULNESS

EL CULTIVO DE LA PRÁCTICA COTIDIANA DE MIDFULNESS 
Siguiendo a Jack Kornfield en su obra “Meditación para principiantes”
extractamos a continuación algunos consejos que consideramos útiles para la práctica diaria.

El cultivo
de la práctica cotidiana constituye uno de los aspectos más importantes de la
meditación. Quizás, de hacerlo así, lo primero que adviertas es que puede que
el lunes seas capaz de prestar una atención perfecta a la respiración, pero el
martes es una lucha y el miércoles todavía peor, luego el jueves mejora de
nuevo y el viernes resulta completamente frustrante.

Es
importante que no juzgues tus meditaciones. Tu tarea consiste en sentarte a practicar
 y aceptar cualquier cosa que se presente
y familiarizarte con ella, lo que siempre será un reflejo de tu estado mental
en ese momento. Y aún en el caso de que al finalizar la jornada, te sientas tan
inquieto que solo puedas observar tres respiraciones y el resto de los veinte
minutos sea una sucesión continua y caótica de pensamientos, merece la pena que
lo intentes. Trata de no alentar expectativas y práctica, sin que nada de lo
que ocurra te desaliente, como si fuese un simple ejercicio.

Todos hemos
experimentado centenares de millones de momentos de divagación mental, y es
imposible, en consecuencia, cambiar ese hábito en una semana. La meditación
funciona pero requiere de un ejercicio perseverante y amable.
Sugerencias para ayudarte a establecer una rutina de
meditación cotidiana
·      Elige el momento del día que mejor te
vaya y luego trata de meditar todos los días a la misma hora.
·       Adapta la práctica a tu propio ritmo.
Las personas madrugadoras quizás quieran realizarla a primera hora, mientras
que otros, por el contrario pueden preferir hacerlo por la tarde o por la
noche.
·       Busca un rincón tranquilo en el que
puedas practicar cómodamente. Puede ser cualquier lugar, siempre que te permita
permanecer, durante la sesión, relativamente tranquilo.
·       Siéntate a diario durante 15 minutos,
media hora o incluso más, pero recuerda: Hasta cinco minutos diarios tendrán
efectos positivos, siempre que los emplees en sentir la respiración y prestar
atención a las sensaciones corporales, los sentimientos y los pensamientos.
·       Busca un grupo de meditación,
participar en uno de ellos contribuye a consolidar tu práctica con el apoyo de
otros practicantes.
·       Recuerda que la meditación no es un
reto sino una práctica   para mantener en el tiempo. El trabajo con la
respiración, las sensaciones corporales, los pensamientos y las emociones, te
capacita para mantener la calma y la atención plena en cualquier situación.
·       Simplifica la práctica. El objetivo
de la meditación es cobrar conciencia de todas nuestras experiencias. Una
actitud de apertura inocente te ayudará a descubrir la verdad de tu vida en el
momento presente.
BMA aktitud
bma.aktitud@gmail.com
No hay comentarios

Publicar un comentario

40 − = 37