Reflexiones de Jon Kabat- Zinn, siempre inspiradoras. - BMAktitud
421
post-template-default,single,single-post,postid-421,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

Reflexiones de Jon Kabat- Zinn, siempre inspiradoras.

Reflexiones de Jon Kabat- Zinn, siempre inspiradoras.

 Transcribimos parte del prólogo de Jon Kabat-Zinn al libro “Mindfulness y Equilibrio Emocional” de Margaret Cullen y Gonzalo Brito


En última instancia, mindfulness es una cuestión de cómo nos relacionamos con toda la diversidad de nuestra experiencia, una relación tanto hacia dentro como hacia fuera.
 De modo que cuando cultivamos mindfulness en nuestra vida, ya sea a través de la práctica meditativa o a través de la práctica informal , dondequiera que estemos y en el momento que sea, estamos cultivando literalmente la intimidad con nuestra propia mente, nuestro propio corazón y nuestra propia experiencia, al prestar atención a cosas que normalmente ignoraríamos.


 Esta intimidad es, en definitiva, intimidad con tu propio cuerpo, tu propia mente, tus propios pensamientos y emociones, con los demás, y con las condiciones y los acontecimientos del amplio mundo, y, por último, con las nuevas formas de ser que puedan ser posibles en este preciso instante si sabemos estar despiertos y conscientes, o con la posibilidad de recuperarnos pronto cuando perdemos nuestro equilibrio emocional.
 Es, por tanto, un gran programa, en realidad es el programa de la propia vida mientras tengamos oportunidad de estar vivos. 
Esta realidad convierte el momento actual y nuestra disposición a relacionarnos con él en algo muy especial, precisamente dentro de su normalidad.


 ¿En qué podrías confiar mejor que en tu integridad y tu belleza más profundas, tu propia inteligencia emocional innata, y la posibilidad de cultivarla como destreza, como una forma de ser y de estar en relación con lo que es y lo que pueda emerger?



Beatriz Carretie
No hay comentarios

Publicar un comentario

− 9 = 1