"Todo está ya bien" - BMAktitud
355
post-template-default,single,single-post,postid-355,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

«Todo está ya bien»

«Todo está ya bien»


NO TENGO NI UN MOMENTO LIBRE

La
misma agitación caótica de la mente que nos lleva a 
interrumpirnos
de continuo a nosotros mismos y a los 
demás
y que, con mucha frecuencia, se deriva de 
impresiones
sensoriales provisionales, nos lleva también

a
atiborrar nuestra vida para no tener que habérnoslas 
con
el silencio y no sentirnos así desocupados ni 
aburridos.
¿Qué
sucedería si, al comenzar o al
analizar
el día, 
permaneciésemos
cinco minutos tumbados en la cama
prestando
atención a nuestro cuerpo y centrados en la 
simple
sensación de estar vivos?
¿Qué
es lo que, en tal caso, ocurriría? Esto es algo que puede descubrir fácilmente
cualquiera que se siente con la intención deliberada de no hacer nada en
especial y sin aprestarse a llenar el momento presente de ansiedades sobre el futuro,
ideas sobre lo que “tenemos” que hacer o 
resentimientos
sobre algo que ha sucedido de un modo 
que
nos desagrada.
Quizás
entonces podamos advertir la emergencia de emociones tales como el miedo, la preocupación,
el resentimiento o la tristeza, y también podamos familiarizarnos con tales
sentimientos y “respirarlos” durante más tiempo del que habitualmente
creemos
posible.

Siempre
podemos, en tales casos, preguntarnos si nuestra conciencia de la incomodidad o
la agitación se halla, en sí misma, incómoda o agitada y recordar, cuando
estemos tomando una ducha, si realmente estamos en la ducha o, por el
contrario, en cualquier otro lugar, inconscientes del aquí, del ahora y del
agua que cae sobre nuestra piel.
Entonces
no tardarás en darte cuenta de que todo está ya bien, mucho mejor de lo que
puedes imaginarte.
Quizás,
en tal caso, comprendas que, sean cuales sean las 
circunstancias
y el lugar en que te encuentres, ya estás
simple y cómodamente
instalado en casa, en ti mismo.

Extraido de La práctica de la Atención Plena. Jon
Kabat-Zinn
Maquetado por BMA&aktitud 
BMA aktitud
bma.aktitud@gmail.com
No hay comentarios

Publicar un comentario

+ 11 = 20